Socios Fundadores

Socios Fundadores
En el Reglamento General aprobado por la Asamblea General Extraordinaria del 23 de Septiembre de 1939, Capítulo I, Art. I, d) CULTIVAR EL IDIOMA, LOS USOS, COSTUMBRES Y DEPORTES VASCONGADOS. Foto recopilaciòn por la señora Norma Rìos

NO SOMOS NI FRANCESES NI ESPAÑOLES, SINO, "VASCOS"

NO SOMOS NI FRANCESES NI ESPAÑOLES, SINO, "VASCOS"

.

.
Los tres escudos pertenecen a la Mancomunidad de Iparralde, Institución Vasca que engloba a los tres Territorios de Lapurdi, Nafarroa Behera y Zuberoa, siendo su Presidente el alcalde de Baiona el señor Jean René Etchegaray

Su fundación

En Buenos Aires, el 1º de Abril de 1895, se redacta el Acta por seis hombres de Iparralde que reunidos como lo hacían habitualmente en la curtiembre de los hermanos Jean y Pierre Hourcade, en el barrio de Almagro, acordaron echar las bases de ésta querida Institución. La curtiembre, situada en la calle Victoria (hoy Hipólito Yrigoyen) era propicia para las reuniones de los vascos, había una pequeña cancha de pelota, un despacho de bebidas y un restaurante.

Los seis iniciadores, comerciantes y hacendados en su mayoría, eran: Pierre Goyhenespe, Jean Uhalde, Joseph Beignatborde, Jean Etchelecu, Pierre Uhalde y Jean Laxague.

Debido a que no tenían un lugar propio y despues de alquilar varias casas, deciden el 13 de Septiembre de 1899 adquirir una propiedad, luego de efectuar remodelaciones, pintar y amueblar, se inaugura la nueva sede el 13 de Enero de 1901. Con gran pompa e inmensa alegría el Presidente Jean Pierre Passicot da la bienvenida a las numerosas personalidades invitadas, entre ellas los Presidentes del Centro Vasco Laurak Bat, del Centro Navarro, de sociedades amigas como La Renaissance, los representantes de los diarios La Nación, La Prensa y Le Courrier de la Plata.

.

.
foto de Norma Ríos

.

.

.

.

INAUGURACIÓN DE NUESTRA EUSKAL ETXEA

INAUGURACIÓN DE NUESTRA EUSKAL ETXEA
Si bien nuestra euskal etxea fue fundada el 1 de Abril de 1895, y el Acta se redacta en la curtiembre de los hermanos Jean y Pierre Hourcade en el barrio de Almagro de la Capital, luego las reuniones se llevan a cabo en una dependencia de las famosas Piletas Balcarce a escasos metros de la Casa Rosada, siendo su propietario Pierre Tissier. Luego de varios años en los que buscan diferentes inmuebles para establecer el Centro Vasco, es recién el 13 de Septiembre de 1899 en que adquieren la propiedad actual de la calle Moreno 1370, por un precio de 70 mil pesos. La misma constaba de dos locales en planta baja, una hermosa escalera de mármol que conduce al primer piso y varias habitaciones coronadas por dos luminosas claraboyas. Posteriormente se abocan a la tarea de adaptar el local a las necesidades del Centro, remodelar, pintar y amueblar, se designa para ello a los señores Passicot, Apheca y Maillot. La inauguración de la nueva Sede tiene lugar el domingo 13 de Enero de 1901. El presidente Jean Pierre Passicot da la bienvenida a las numerosas personalidades invitadas entre ellas los Presidentes del Laurak Bat, del Centro Navarro, los representantes de "La Nación", "La Prensa" y "Le Courrier de la Plata". Los asistentes a la inauguración recibieron medallas de metal alusivas .Los festejos continuaron hasta altas horas de la noche. Foto miembros de Comisión Directiva en el día de la inauguración. Recopilación Norma Ríos

VI CONCURSO DE CUENTOS

INVITACIÓN

Queridos amigos, en estos momentos difíciles en donde es muy complicado hacer actividades culturales, pensamos en una manera de comunicarnos con todos ustedes, en la cual puedan estar presentes. Es por eso que los invitamos a participar en este nuevo Concurso de Cuentos, esperamos contar con muchísimas obras tan bellas y emocionantes como las que hemos recibido a lo largo de los cinco Concursos anteriores.
Agradecimiento: al excelente pintor vasco Miguel Etxebarria por habernos cedido la utilización de su pintura Emociones, para ilustrar la tapa del próximo libro de cuentos. Milesker lagun maitea!

VI CONCURSO INTERNACIONAL DE NARRATIVA IPARRALDEKO EUSKAL ETXEA (CENTRO VASCO FRANCÉS) DE BUENOS AIRES, EN SU 125 ANIVERSARIO
El Iparraldeko Euskal Etxea-CVF de Buenos Aires, a través de la Subcomisión de Cultura, con el objetivo de fomentar la cultura y brindar un espacio de oportunidades para aquellos escritores que deseen presentar sus obras ha convocado al presente Concurso Internacional de Narrativa 2020, en conmemoración de su 125 Aniversario.

BASES:
Podrán participar escritores de 18 años en adelante.
El tema será
“EMOCIONES”
1 – Las condiciones de las obras serán las siguientes:
Las obras presentadas deberán ser originales e inéditas, estar escritas en idioma castellano, no haber sido premiadas ni presentadas con anterioridad, ni estar pendientes de fallo en cualquier otro concurso.
Se presentarán en formato Word Din A-4, escritas en una sola cara, espacio sencillo, tipo de letra Arial, fuente tamaño 12.
La narración contará con un máximo de 70 (setenta) líneas.
2 – El modo de participación será, exclusivamente, el envío por correo electrónico a la dirección: concursocuentosiparralde@gmail.com.
3 – Los autores enviarán dos archivos en el asunto escribirán la palabra Concurso y el nombre del cuento.
a) El primer archivo será el cuento, que incluirá Título de la obra tanto en la primera página como en el nombre del adjunto. Se recomienda que el título no lleve el del tema del concurso.
b) El segundo archivo se denominará DATOS y contendrá Título de la obra, nombres y apellidos del participante, documento nacional de identidad o pasaporte, fecha de nacimiento, domicilio, teléfono y mail de contacto.
4 – Los autores de las obras ceden al Iparraldeko Euskal Etxea-CVF, los derechos que puedan corresponder a la publicación y difusión de un libro.
5 – El cierre de recepción de los trabajos será el 25 de Septiembre.
6 – El fallo del certamen se dará a conocer el 30 de Octubre.
7 – El hecho de participar supone el conocimiento y aceptación de las condiciones enunciadas.

PREMIOS
Primer premio: diploma y medalla
Segundo premio: diploma y medalla
Tercer premio: diploma y medalla
Cuarto premio: diploma
Quinto premio: diploma

Recibirán diploma las diez menciones especiales y los reconocimientos literarios que el jurado seleccione.
El resto de los cuentos que integran el Concurso, pasarán también a formar parte de la antología y recibirán un diploma como distinción a su trabajo, según el jurado lo determine.

ENTREGA DE PREMIOS
Los premios se entregarán el año 2021 en fecha a designar en la sede de la Institución, Moreno 1370 Piso 1º, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el caso de residir el autor en el interior del país o en el extranjero, el premio se enviara por correo.

Las obras no antologadas pasarán a formar parte del patrimonio de la Biblioteca del Iparraldeko Euskal Etxea-CVF y catalogadas como de interés cultural para su futura difusión.

JURADO
Estará integrado por personalidades del quehacer literario y la cultura vasca, profesor Mikel Ezkerro, Rosa Misciagna traductora de francés y el Ingeniero Carlos Bordagaray. Siendo el fallo inapelable. El concurso no será declarado desierto y las cuestiones no previstas serán resueltas por el jurado.

.

.

Recordamos a Juan Labat, nuestro querido amigo

Es un nuevo aniversario de la partida física de un grande, tanto en el deporte como en la vida, el Señor Juan Labat.
No voy a contar la historia porque ya todos la conocen, pero sí, el pequeño trato que tuve durante sus últimos años. Cuando ingresé a esta euskal etxea había un Grupo de Jovenes que practicaban xare, lo hacían todos los sábados, a principios de los años 90, en el Laurak Bat, Margarita Jourdan Murúa, Rosario Murúa Bourgeaud, Paola Giurato Uhalde, Silvina Cirillo, Mariela Arrossagaray, dirigidas por Xavier Blanco Peña y con el asesoramiento de Juan Labat. En ese entonces me animé a comenzar con la practica.
Aún recuerdo, que un día fuimos al Club Vasco Argentino Gure Echea a pelotear, y tuve la suerte que Juan se acercara y me indicara de que forma pegarle a la pelota. Era increíble verlo ya grande como manejaba ese deporte, lo miraba, admirada no solo como dominaba la técnica sino el saber que estaba al lado de un Campeón Mundial.
Lo recuerdo cuando solía ir al Centro Vasco para ver algún partido, encontrarse con la gente amiga y cenar luego con ellos, muchas veces pasaba por nuestra Sala de Cultura y se quedaba conversando un tiempo con nosotros, contándonos anécdotas y a veces solía también llegar Michel Iriart y entonces era una delicia escuchar a ambos. Solía pasar los martes que era el día en que se reunía la Comisión Directiva y de esa forma encontrarse con tanta gente conocida.
Me daba mucho placer escucharlo, tenía mucha dulzura al hablar, simpatía y al tratarme lo hacía con mucho cariño. Han pasado los años, pero lo sigo recordando siempre porque tenía la simpleza de los grandes. Esta Casa centenaria guarda muchos recuerdos y uno de ellos es el haber albergado a nuestro querido Juan, dado que su padre fue concesionario y vivían en el mismo edificio.
Hoy nuestro trinkete lleva su nombre, el día en que se colocó la placa, el profesor Mikel Ezkerro hizo una pequeña semblanza del deportista y del hombre, luego sus hijos Martín y Ricardo destaparon la placa. Hubo mucha emoción en ese momento y, hoy tenemos el orgullo de que sea parte de nuestra historia.
Aunque lo pude conocer ya siendo grande y no pude vivir aquel tiempo de su gloria, cada vez que lo evoco, vuelve a mi corazón una gran emoción.
Quedó en las fotos que hay en la euskal etxea, su nombre en una placa del trinkete, y en el recuerdo de todos los que lo conocimos, seguramente su alma siga junto a todos los que vivieron y disfrutaron tantos momentos en este Iparraldeko y continúen acompañándonos en esta Institución que sigue estando de pié después de 125 años de su fundación.
Ese 23 de Julio de 2002, Juan Labat pasó a la historia y quedó en mi corazón.

Se inició en la pelota vasca en el Centro Vasco Francés de Buenos Aires. Se formó con Vicente del Río, considerado por algunos especialistas el mejor pelotari de la historia argentina. Con él, su hermano Pedro Labat y Basilio Balda, formaron un cuarteto al que denominaron Los Corsarios que durante más de una década se dedicó a dar exhibiciones en todo el país.
Fue campeón argentino en 1928, 1929 y 1930. Fue campeón sudamericano en 1930, 1947, 1953 y 1954. Participó en los cinco primeros Campeonatos Mundiales de Pelota Vasca obteniendo siete medallas de oro. Se desempeñó en la Confederación Argentina de Pelota Vasca.

Norma B. Ríos, miembro de la directiva del Centro Vasco Francés-Iparraldeko Euskal Etxea

.

.

Dos queridos amigos de Iparraldeko y una hermosa obra

Dos queridos amigos de Iparraldeko y una hermosa obra
Queremos destacar a dos queridos amigos. El día 7 de Mayo fue el cumpleaños del Profesor Mikel Ezkerro, socio de nuestra euskal etxea, que desde hace casi 30 años nos acompaña en nuestras actividades culturales. Para esta celebración otro amigo de la Casa, lo homenajeó a Mikel con una obra suya, nos referimos al pintor vasco Miguel Etxebarria, excelente artista que realizó una hermosa pintura. Hacemos la referencia que este pintor llegó por primera vez a Argentina en 2008, y luego en 2017 asistió a la Semana Vasca de San Nicolás, realizando una maravillosa exposición en esa localidad, en la Casa de la Cultura Vasca, Eusketxe y en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

NUESTROS CUENTOS

Queridos amigos,

Hoy comenzamos con la lectura de Cuentos de Nuestros Concursos.
El primero es "EL VUELO DEL ANGELITO" cuyo autor es el señor Mario Miguel Corvalán Singh de San Miguel de Tucumán, Argentina. Este bellísimo cuento participó en el Concurso de Narrativa "Lo que le sucedió a un vasco" de nuestra euskal etxea del año 2013. Obteniendo en ese momento el Primer Premio, diploma y placa.Esta obra se encuentra en la Antología del Centro Vasco Francés de los Concursos Internacionales de Cuentos Cortos y fue editado en 2015.

EL VUELO DEL ANGELITO

Tengo la necesidad de contar ésta historia, tengo la urgencia de aferrarme a éste relato, porque es lo último o mejor dicho lo único que me queda...
Yo tenía en aquel entonces seis o siete años, no más de eso, al sur de Salta vivía un vasco al que todos respetaban y admiraban junto a su esposa y a sus cinco pequeños niños. Se podría decir que Maurice Garat era un hombre feliz, trabajaba en el desmonte para un italiano de apellido Falcone, la rutina del obraje le era grato a Garat.
Una mañana calurosa del mes de diciembre, los hombres a lo lejos divisaron una gran polvareda, era la vieja rastrojera del patrón.
-¡La pucha que trae prisa el tano, parece que lo corre el diablo! (dijo un peón).
Solo Maurice, percibió el peligro, y comenzó a rezar, pidiendo que solo sea un mal presentimiento. Pero su rezo fue en vano, la sangre se le paralizó al escuchar la voz del patrón.
-¡Vasco!, ¡Vasco!, ¡Vasco!
-¡Aquí! ¡Aquí patrón! Como un autómata, instintivamente levanto la mano.
-¡Suba urgente!, lo llevo a su casa. (Falcone tenía mucha estima por el vasco Garat).
-Sea fuerte mi amigo, ante esta noticia: a José, su bambino más chico lo mordió una bicha.
Maurice no hizo ningún comentario, ni pregunto nada, sabía que la picadura de cualquier víbora era mortal para un niño de tan solo tres años. Al arribar a su rancho, sintió miedo, su cuerpo no le respondía, su alma estaba ausente. Aún así, tomó una bocanada de aire y se llenó de coraje, bajó del vehículo, sus hijos llegaron corriendo y lo tomaron de la mano, Maurice continuó caminando rodeado por ellos, al cruzar el umbral del rancho sus ojos se adaptaron por un instante al lóbrego lugar iluminado solo por unas escasas velas. Una vez que su mirada se acostumbró a la penumbra comenzó a recorrer con su vista el pequeño cuarto, de pronto su figura se tensó y apretó mi mano con tanta fuerza que casi grito de dolor, mi padre me soltó y se afirmó al marco de la puerta buscando un apoyo, igual que un gigante herido de muerte trastabilló y volvió a mantenerse erguido, temí al ver su rostro pálido y desencajado.
Mi hermano estaba sentado en una sillita de tientos, colocada sobre la mesa del comedor, estaba como dormido hasta incluso parecía que sonreía, un mechón de cabellos renegridos caían sobre su frente debajo de una coronita de flores. Le habían puesto unas hermosas alitas de papel, que la hicieron entre todos los niños, con un trozo de alambre, yo sin pensarlo desarme mi amado volantín y pegué el papel con una mezcla de harina y agua. Luego vistieron a José con una bata blanca y colocaron las alas en su espalda aferradas con finos cordones de cuero, recuerdo claramente que nos dijeron a los niños que no debíamos llorar, porque si lo hacíamos nuestras lágrimas mojarían sus alitas y el angelito no podría levantar vuelo, en mi mente de niño pensé que mi hermano en algún momento realmente levantaría vuelo y se iría al cielo por la ventana que habíamos dejado abierta adornada con flores de papel. Mi padre se acercó lentamente a donde estaba su amada Ramona, acarició sus cabellos, y no pudo decir absolutamente nada, estaba desorientado.
Salió a tomar aire, mi hermana Raquel y yo lo acompañamos, ella le dijo a mi padre. - ¡Era muy chiquito, y ahora está perdido y solo!
Tuve que morderme fuerte los labios para no llorar.
Maurice miro a la inmensidad del cielo y algo se ilumino en sus pardos ojos. Repitió para sus adentros una y otra vez: “Era muy chiquito y ahora está perdido y solo”. “Era muy chiquito...”.
Volvió decidido al rancho busco arriba del ropero y allí lo encontró, su viejo revolver tapado con un desgastado lienzo, más atrás una bruñida bala oculta en un pequeño hueco.
Al regresar al comedor acarició al angelito le beso la frente y le murmuro algo al oído, acomodó sus alitas y fue al encuentro de Ramona.
Se arrodilló frente a mi madre beso su hermoso rostro, la miro de frente, años de convivencia había hecho que entre ellos no hicieran falta las palabras, una mirada lo decía todo.
Ella acarició el rostro de su esposo, apretó sus manos, y solo dijo:
-Fue hermoso el tiempo que pasamos juntos, fue hermoso conocerte, pregúntele a Dios por que lo eligió, y no me lo deje solito.
Mi padre salió presuroso y decidido de esa habitación, llamó a todos sus hijos, nos dio un beso y dijo unas pocas palabras a cada uno.
A llegar mi turno me explicó: M´ijo querido usted, será ahora el patrón y hombre de la casa, recuerde que su padre siempre lo amará.
Le di un fuerte abrazo y salí corriendo para avisarles a mis hermanos, que papá me había nombrado “el hombre de la casa”. Pero no pude decirles nada, porque el estallido fue tan fuerte que me quede quieto sin reaccionar. Luego, como en un sueño, llegaron los gritos de las mujeres y las corridas de los hombres, luego la angustia, luego la nada.
Nos dijeron, que mi padre, se fue a buscar al angelito para que no se pierda en el camino.
Nos dijeron que él por se un buen vasco nos ayudara algún día a cruzar al más allá. Nos dijeron tantas cosas, pero lo único que sé, es que mi niñez termino ese día, que mi existencia cambio para siempre aquella tarde.
Comencé este relato diciendo que tengo la necesidad y la urgencia de contar y aferrarme a esta historia, y es cierto pues mis días se acaban entre estas sábanas blancas de este viejo hospital, mi alma pronto se liberará de este aquejado cuerpo.
Hoy puedo asegurarles que no tengo temor a morir, a ese sentimiento lo remplace hace tiempo por una inquietante curiosidad. Curiosidad por saber si mi padre realmente encontró a José. Curiosidad por saber si las alas de papel de mi angelito resistieron aquel largo viaje. Curiosidad, simplemente eso tengo en mi alma una enorme curiosidad.

.

.

MAQUETAS

MAQUETAS
Estas maquetas que publicamos estaban destinadas al Buenos Aires Celebra al País Vasco de este año, dado que esta fiesta no se llevará a cabo, las guardaremos para el año que viene cuando esperemos que se pueda realizar de la forma tradicional. Son parte de una estación rural que íbamos a inaugurar en esa fecha. La del frontón esta destinada al mostrador del txoko de nuestra euskal etxea y representa un partido de pelota sobre fin de siglo XIX titulado "Después de Misa, el mismo reproduce el frontón de pelota de Aritzakun, Valle del Baztán de donde es la familia paterna del autor. Son realizadas por Juan Carlos Ibarrola, miembro de la Subcomisión de Cultura del Iparraldeko.

.

.

.

.

Cuento...

CUENTO "LA CASA, ETXEA"
El autor es el señor Néstor Quadri, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Participó con este cuento en el Concurso de Narrativa del año 2013, "Lo que le sucedió a un vasco".
Esta obra esta incluída en la Antología del Centro Vasco Francés de los Concursos Internacionales de Cuentos Cortos, Buenos Aires 2015.

LA CASA, ETXEA

A mediados del siglo veinte, mis padres que eran escritores republicanos vascos, tuvieron que huir hacia la Argentina, con mi hermanita y yo, que estaba en las entrañas de mi madre. Con sus tristezas y nostalgias, volvieron a empezar una nueva vida con sus dos pequeños hijos, lo que les significaron muchos sacrificios y privaciones.
Ya establecidos mis padres en Buenos Aires, con perseverancia y trabajo habían logrado publicar con éxito algunos de sus libros, lo que le permitieron subsistir y hacerse de cierto capital. Luego, aprovechando la bonanza económica de esos años y con un crédito hipotecario, habían construido esa casa. Ellos querían mantener su identidad en ese nuevo mundo, pero conservando su hogar con sus tradiciones e idiosincrasias.
El edificio era una pintoresca casa, Etxea, de diseño rural que estaba emplazado con sus fachadas de piedras, frente al inmenso Parque Avellaneda. Sus vigas de madera y sus puertas y persianas, habían sido pintadas algunas de color verde y otras rojas, que daba a la casa una apariencia típicamente vasca.
Mis padres habían estado estrechamente conectados a esa casa, que para ellos significaba mucho más que una simple vivienda. Se trataba del espacio donde se llevaba a cabo buena parte de sus actividades diarias y en la que su familia estaba unida.
-¿Qué había sido de todo aquello? -me preguntaba al volver allí después de tanto tiempo.
Al fallecer mis padres y recientemente mi hermana que vivía allí, yo que era escritor y residía en Bilbao, había retornado con el objeto de ponerla en venta.
El edificio que había sido parte de mi juventud tenía las huellas imborrables del paso del tiempo. Cuando comencé a recorrer con curiosidad la casa en la actualidad, repentinamente, desde el portal enrejado de la calle, me llegó una ráfaga de aire fresco con olor a eucaliptos, de ese hermoso parque emplazado justo frente a la casa.
Sobre el patio de atrás el sol entraba a raudales, permitiendo que todos los rincones quedaran descubiertos ante mis ojos. Era una extensión del parque dentro de la casa, poblado de variados frutales como limoneros, pomelos, mandarinas, naranjos y ciruelos.
Algunas plantas floridas y matas silvestres, daban a lo que antaño fuera una hermosa huerta, una fisonomía multicolor. Mi padre, con sus delicadas manos de escritor, la había cultivado en los primeros tiempos y era fuente suplementaria de verduras frescas y especias naturales.
Mis padres habían reencontrado en esa casa, Etxea, tan lejana a su pueblo, el espíritu de la vida necesario para el normal funcionamiento de la familia, su afincamiento y crecimiento.
Observé luego el jazmín que cobijaba y perfumaba parte del patio, debajo de la cual inspiraba sus poesías mi madre, Sus prosas eran parte de la melodía que fluía en torno de ella como un torrente cristalino. Todavía me parecía recordar aquel perfume del dulce de ciruelas, que ella misma preparaba con los frutos de las plantas de la casa.
Y entonces, encontré una vieja mecedora y me recosté en ese patio con aroma a jazmín, en ese hermoso atardecer de primavera, sintiendo el gorjeo de los pájaros. Así fui rememorando todo aquello y completamente inmerso en aquel ensueño me encaminé hacia la puerta de calle.
Por la vereda, transitaban algunas personas y en el pavimento empedrado, un automóvil pasó raudamente frente a mí. Los terrenos de las casas linderas tenían jardines bien cuidados, rodeados por el todo el verde de aquel parque de Buenos Aires.
Repentinamente, apareció una cuadrilla de hombres musculosos, provistos de palas, picos y algunas escaleras, que habían sido trasladados en un camión provisto de una grúa. El capataz se presentó y me dijo que debían comenzar inmediatamente la tarea de demolición, porque allí se construiría una autopista y me mostraron una orden judicial que les autorizaba a intervenir.
Traté de impedirles la entrada, intentando persuadirlos, pero nadie quiso escucharme.
Cuando comenzaron con la destrucción, estremecido por la desesperación en lo hondo de mi espíritu, busqué un desahogo y atiné a gritar, pero por más que quise gritar, mi boca estaba como paralizada y no podía emitir sonido alguno.
La grúa del camión comenzó a levantar una enorme bola de acero y comenzó a librar enfurecida la batalla, golpeando intermitentemente sobre las paredes. El edificio sentía dolor y se podía notar que una por una, las resistencias de los materiales que se enfrentaban al ataque se desplomaban. Los pedazos de piedras y maderas del techo volaban por el aire e impactaban ruidosamente en el suelo.
Podía ver, como los muros enmohecidos por el paso de los años, caían destruidos
Por los inexorables piquetes.
De pronto, percibí como que unas penumbras habían comenzado a rodearme y comencé a sentir frío, mucho frío…
Fue en ese instante que me desperté en la mecedora ya con el fresco anochecer y un suspiro de alivio me invadió, al comprender que todo aquello sólo había sido una pesadilla.

.

.

Recordando...

Recordando...
En Diciembre de 1995 recibimos la visita en nuestra euskal etxea de Mikel Aranburu Urtasun, con el cual nos habíamos conocido anteriormente en el Centro Navarro de Buenos Aires, cuando junto a un grupo de profesores de Ortzadar habían llegado para brindar un taller de música y danzas. Fue una grata sorpresa recibirlo, llegaba con el Grupo Navarro Kirikoketan de música para los festejos del Centenario del Centro Navarro. Él y su Grupo tuvieron la gentileza de hacerse un lugar para visitar nuestra Casa Vasca y hacernos disfrutar de un maravilloso recital de música vasca. Nunca olvidaremos ese instante tan extraordinario, que por siempre quedará en el recuerdo de todos los que pudimos disfrutar de el. Queremos destacar la figura de Mikel, licenciado en economía, Consejero de Hacienda y Política Financiera del Gobierno de Navarra, divulgador de la cultura navarra, ha sido Vicepresidente de Eusko Ikaskuntza, Fundador de la Asociación Ortzadar Euskal Folklore Taldea. Presidente de la Asociación de Txistularis de Euskal Herria. Secretario de la Asociación Miguel de Barandiaran. Dantzari en Oberena, Ortzadar y Etorki. Es también autor de cuatro libros y centenares de artículos. Milesker Mikel laguna!!!

.

.

Cuento...

Este es un hermoso cuento cuya autora es la señora María Josefa Setien Aramburu de Hondarribia, Gipuzkoa
Fue la ganadora del Primer Premio en el Primer Concurso de Cuentos de nuestra euskal etxea "LA BRUJERÍA EN EL PAÍS VASCO" del año 2012. Esta obra se encuentra en la Antología del Centro Vasco Francés de los Concursos Internacionales de Cuentos Cortos, publicada en el año 2015.

"GAXUXA"

Llegó a la plaza del pueblo una tarde de viento sur. Las campanas anunciaban la función de vísperas. Se arrebujó en su manton y entró en la iglesia. Rezó y cantó al igual que la feligresía. Las comadres la miraron con disimulo, era joven, bien parecida y nadie la conocía. Al finalizar la función religiosa se acercó al cura y le pidió información acerca de alguna familia que necesitase una sirvienta, trabajo que ella podría desempeñar. El sacerdote después de algunas preguntas, la envió a la fonda cercana con una carta de recomendación.
Era un pueblo pequeño, situado en la orilla del mar junto a un gran estuario, en lo alto de una colina y con un recinto amurallado. Había sido objeto de ataques y guerras por países y vecinos enemigos, ambicionando su posesión, por su situación estratégica. En ésa época y después de superadas no pocas batallas, sus habitantes vivían tranquilos dedicados a la pesca y a la agricultura. Gente sencilla que veía pasar la vida de una manera plácida. Sus costumbres estaban influenciadas por la iglesia.
Gaxuxa, que así se llamaba la joven, comenzó a trabajar en la fonda y se ganó rápidamente a la familia y a la clientela. Era bella, humilde y trabajaba en silencio.
Su patrón quería saber su procedencia, pero ella evitaba hablar sobre ello y decía que quería olvidar su vida anterior y que por favor respetara su deseo. Tenía un acento que –aunque hablaba el mismo idioma-, delataba su pertenencia al país del otro lado del río.
En su tiempo libre, Gaxuxa, gustaba de subir a un cercano monte en solitario paseo y ahí sentarse a meditar junto al atrio de una ermita. La belleza del lugar impresionaba a la joven y cuando supo que la ermita carecía de seroa (1), visitó al párroco solicitando dicho empleo, ya que prefería una vida solitaria y retirada. El sacerdote, después de ponerla en antecedentes sobre la dureza de una vida de ermitaña y de su exiguo salario, aceptó su solicitud.
La joven y nueva serora, se instaló en la pequeña vivienda aneja a la ermita y comenzó su tarea de administración de la ermita que consistía en atender y ayudar los oficios religiosos, además de ocuparse de los horarios de apertura y cierre, toque de campanas, limpieza y demás labores.
Gaxuxa había heredado de su abuela el conocimiento de la herboristería y de madrugada recogía diferentes hierbas, cortezas y raíces en los campos y monte, con los que elaboraba tisanas y ungüentos. Pronto se extendió su fama de curandera y a ella acudían gente del pueblo y también de otros pueblos aledaños. También sanaba a los niños y corregía su insomnio y llanto, haciéndoles dar tres vueltas alrededor de la pila bautismal. Confeccionaba escapularios que regalaba y ayudaba moral y físicamente a enfermos e indigentes.
La serora daba también alojamiento en una borda cercana a la iglesia, a los romeros que iban caminando hasta Santiago de Compostela.
El párroco de la iglesia del pueblo, solía celebrar cada domingo una Misa en la ermita a la que acudían campesinos del entorno y la serora ayudaba al sacerdote en ésta celebración.
La belleza, bondad y ciencia de Gaxuxa producía admiración en el pueblo. Pero, al mismo tiempo la envidia que corroe hizo observar a las beatas del pueblo, que el párroco no se limitaba a la celebración del domingo, sino que empezó a visitar con mayor asiduidad la segunda casa de Dios.
Queriendo cortar por lo sano lo que suponían una tentación del diablo, difundieron el rumor que en el país vecino Gaxuxa, había cometido acciones de brujería y participado en aquelarres.
Gaxuxa, ajena a las habladurías, continuaba cumpliendo fielmente con su cometido de serora ampliando además en favorecer a cuantos a ella se acercaran, con sus conocimientos y su bondad.
Una noche en medio de una fuerte tempestad, un barco de pesca se hundió en la barra que daba entrada al estuario, pereciendo sus ocho tripulantes. Esta catástrofe sobrecogió al pueblo.
Dos días después de la celebración de las honras fúnebres por las ocho almas, llegaron al ayuntamiento dos comisionados de la población de la otra orilla, con una orden de detención para Gaxuxa de Haraneder a quien culparon del hundimiento del barco, aportando como prueba, el testimonio de un “testigo” “que esa noche vio volar hacia la atalaya cerca del mar a la bruja profiriendo blasfemias y gritos sobrenaturales”.
El pueblo quedó dividido entre los que eran partidarios de la inocencia de la serora y los que creyeron la terrible acusación. Consultadas las autoridades eclesiásticas y civiles la pobre Gaxuxa fue detenida y llevada a Logroño ante un tribunal de la Santa Inquisición que después de un breve interrogatorio y sin posibilidades de defensa, la condenó a arder en la hoguera hasta su fallecimiento.
Se cumplió la condena y la autoridad de la iglesia ordenó el traslado del párroco a otra población a fin de evitar el escándalo.
A la misma hora en que se produjo el fallecimiento de Gaxuxa en mitad el invierno, los cerezos del jardín de la ermita, florecieron.
A los tres días de la muerte de Gaxuxa, el “testigo” que hizo la denuncia se ahorcó.
Pasado el tiempo –según contaban los más viejos- en las noches de plenilunio y viento Sur, se veía a Gaxuxa, la bruja buena, “volar” sobre las cumbres de Larun y Aiaki Harria.

(1) Serora, palabra de origen vasco, sacristana.

.

.

Recordando...

Mirando en el cajón de los recuerdos de Iparraldeko

A mediados del año 2008 dos Grupos de Euskalerria, Mutxiko de Hendaia y Meakako Adixkideak de Irún, dieron una gira por Argentina, actuando en San Juan, Mendoza, Córdoba, Paraná, finalizando en Buenos Aires, donde se presentaron en el trinkete de nuestra Institución.
Los directores, Mirari Manterola de Mutxiko y Joxemi Aranburu Otegi fueron los coordinadores del brillante y hermoso espectáculo que brindaron. Fue la primera vez que venían a América, no todos eran jóvenes sino que también algunos dantzaris ya eran mayores. Para todos ellos fue una experiencia increíble, pues nunca pensaron vivir tanta emoción al ser recibidos con tanto afecto en las euskal etxeak. Este es un comentario que realizó Joxemi a Euskalkultura: "Sabíamos que había euskaldunes en todo el mundo, pero vivir de cerca ese fenómeno es emocionante. Luego de estar aquí puedo decir que todo lugar en donde hay vascos es Euskal Herria".
Su última actuación fue el 29 de Agosto en el trinkete de Iparraldeko, fue una gran sorpresa para todos ellos, pues hubo alrededor de dos centenares de personas, el espectáculo duró una hora y media, concluyendo con una gran kalejira en donde se pudo ver a los dantzaris mezclados con el público.
Para los que conformamos esta euskal etxea, fue una noche inolvidable, agradecemos a Mirari, Joxemi y a todo el Grupo de Dantzaris, por ese hermoso regalo que nos hicieron.
El tiempo ha pasado, pero guardamos esos hermosos momentos por siempre en nuestro corazón, y esperamos que algún día puedan regresan y reencontrarnos con todos y en vivo con la música y la danza del hermoso Pueblo Vasco.
Milesker Mutxiko Elkartea Dantzari Taldea eta Meakako Adixkideak!!!

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Cuento...

Este cuento pertenece al señor Antonio Alberto Pereyra de la Ciudad de Necochea en la Provincia de Buenos Aires, Argentina , quien participó en el Concurso de Cuentos "LE SUCEDIÓ A UN VASCO" del año 2013.
Esta obra se encuentra en la Antología del Centro Vasco Francés de los Concursos Internacionales de Cuentos Cortos, editado en el año 2015.

"DE VASCOS, INDIOS Y AMORES"

Cuando la sirena del barco deja escapar su sonido lastimero y éste se aleja del puerto, el corazón palpita y sufre por el dolor de la partida, presiente la lejanía de los seres queridos, de los colores y los olores de la aldea que deja. El que se va, sabe que nada volverá a ser igual, que su vida cambiará para siempre, lo mueve la ilusión de un futuro mejor y esa utopía lo empuja a enjugar sus lágrimas, para pensar en la tierra prometida, en este caso, Argentina.
Y son muchas almas como ésta, las que dan vida a una historia que se remonta al año 1867, con la llegada, a orillas del rio Quequén, de los vascos que fueron pioneros de la fundación de la ciudad de Necochea. Entre ellos, mis antepasados con sus sueños y anhelos de una vida mejor. Eran en su mayoría alambradores y jagüeleros, (luego llegarían los tamberos). Pero la historia familiar tiene un punto de partida. Todo comenzó con un grupo de quince vascos que se hallaban trabajando próximos a las lagunas “La Grande” y “La Salada Chica”.
Se les había encargado una serie de jagüeles, y hasta allí fueron con sus enormes ganas de trabajar entonando cancines que recordaban a su lejana patria. Eran días de vientos sur, frío y agua, pero aún así hacían su trabajo. En eso estaban el día en que a través de la lluvia, las pajas vizcacheras y las plantas de curros, vieron acercase a un grupo de aproximadamente doscientos indios arreando ganado robado, en uno de sus ya habituales malones.
Al verlos, el grupo de vascos se escondió en unos de los pozos que cavaban y en el talud de tierra y tosca que se había formado en el lugar, pero no contaron con que a la retaguardia del malón venía una veintena de indios que cerrando la marcha descubrieron la presencia de los vasco y atacaron el lugar a lanzazos.
Desde su parapeto, los vascos respondieron con piedras. Fue tal la cantidad y fuerza de aquella pedrada que los indios retrocedieron y decidieron sitiar el lugar. Fueron dos días, de viento, lluvia y alaridos, hasta que por fin, los indios cansados de esperar embistieron una vez más contra los vascos. El suceso que los historiadores no cuentan es que el asedio se acabó porque Joaquín Apestegui lanzó su barreta con tanta fuerza que derribó a un indio, mientras sus compañeros hacían llegar una verdadera lluvia de piedras.
Huyeron los indios, impresionados por aquellos corajudos vascos que defendieron su vida con la esencia de su raza, coraje, nobleza y tozudez ante la adversidad. En la huída, los indios dejaron una cautiva con su pequeña hija, que después se supo era la mujer de un hacendado de la zona de Lumb. Pero la historia es otra, una historia que ha sido contada de generación en generación por mi familia.
Joaquín Apestegui fue mi tatarabuelo y junto a él, aquel día del ataque de los indios, se hallaba don Baldomero Arzua, dueño de un almacén de ramos generales que había llegado con un pedido de “vicios” para los jagüaleros y que además era el padre de Lucía, hermosa joven, nacida en aquella tierra prodigiosa.
Joaquín y Lucía se amaban, se habían amado desde el momento en que el vasquito tímido y sonriente entró por primera vez al almacén. A ella le causó gracia que se quitara la gorra para hacer su pedido, a él lo cautivó esa risa cristalina y la mirada profunda y tierna que le hizo recordar a la tibieza del lejano hogar.
Desde aquel día Joaquín volvía periódicamente al almacén y sus manos se rozaban con las de Lucía, mientras sus corazones se decían tiernas frases de amor, aunque sus labios solo pronunciaban palabras referidas a las compras.
Por eso sin saberlo, aquellos Ranqueles habían ayudado a que en medio de estas soledades pampeanas triunfara el amor, ya que luego de tamaño acto de valentía por parte de Joaquín, al despedirse don Baldomero Arzua, apretó fuerte la mano del muchacho y le dijo –lo espero en mi casa para cenar y para hablar de…ya sabe que.
Debo decir que Joaquín se casó con Lucía y que de aquella unión nacieron varios hijos, uno de ellos Esteban fue mi bisabuelo, y Esteban también por ser el primer hijo varón fue mi abuelo. Y ésta es mi historia familiar, como tantas otras historias de inmigrantes, héroes anónimos, que con su trabajo, valentía y amor, formaron familias que luego entregarían todo su esfuerzo para forjar una gran ciudad en un gran país.

SORGIN AFARIA

Recordamos el sábado 27 de Junio, que esa noche íbamos a festejar la Noche de Brujas, Sorgiñak, pero, las circunstancias impidieron por este año hacer la fiesta. Pese a la cuarentena cada uno desde su casa hizo lo posible por comunicarse a través del whatsapp, nos vestimos y tuvimos la intención de no olvidar esa noche que desde hace muchos años "es nuestra Noche de Brujas". La primera FIESTA DE BRUJAS la realizamos el sábado 27 de Junio de 1998.
Quisimos entonces compartir, con todos ustedes que son nuestros amigos y que siempre nos están acompañando, estas fotos, que si bien no son tan atractivas como nuestra fiesta, al menos es una forma de recordar ese momento que cada año esperamos con ansias. Deseamos que el año próximo podamos reunirnos y tener esa fiesta tan llamativa que realizamos todos los años.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Cuento...

Esta obra pertenece a María Delia Bellocq, de la Ciudad de Las Flores, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Participó en el II Concurso Literario de Narrativa 2013 del Centro Vasco Francés. Este cuento se encuentra en el libro, Antología del Centro Vasco Francés de los Concursos Internacionales de Cuentos Cortos, Año 2015

UN NEXO INDESTRUCTIBLE

Euskal Herria. Final del siglo XVIII. Tiempos de la Revolución Francesa. Corrían días tristes y difíciles.
Euskal Herria sufría por su pueblo que, repetía en cada una de las familias, de las casas la humillación, el dolor y la tristeza pero…sin dejar nunca la natural tozudez, terquedad y esperanza, más la inclaudicable fe en Dios, que fue siempre el motor de la voluntad de la raza.
En el pueblito de Ibarre (Francia) la familia Curutchet padecía la dura realidad. El fruto del trabajo no era suficiente. Pese a los muchos rezos, las privaciones aumentaban.
Los hijos crecían fuertes, decididos, amantes de la música y el canto. Le cantaban a Dios y a la vida.
La palabra América comenzó a ser usual para la familia Curutchet. ¿Era un llamado?
La jovencísima María, llena de alegría interior y de sana picardía rezaba mucho con su madre y acompañaba al tío abuelo Miguel Garicoits en largas caminatas, para visitar el antiguo santuario de Nuestra Señora de la Bella Rama.
María, extasiada, sentía que la virgen la cuidaba y la protegía con su manto. Ante las circunstancias imperantes, una noche, después de la cena María comentó su deseo de viajar para América.
Sentía que podría hacer su futuro allí sin dejar de tenerlos a todos muy cerca de su corazón. El sacerdote y tío Miguel la había alentado. Luego de un silencio, fue la madre quien primero la apoyó y sus hermanos la admiraron callados.
En menos de un mes estuvo armando un pequeño baúl de madera con pocas pertenencias, el misal, la Biblia y el rosario de su madre. María partió una mañana del puerto de San Sebastián.
Su madre, al abrazarla, se quitó la cadenita de oro y la cruz y poniéndosela a María le pidió que la portara siempre con ella, y que se la pasara a la mayor de sus hijas y que esto se repitiera a través de las generaciones.
Sería un nexo invisible e indestructible por el tiempo y la distancia.
La sirena del barco ancló en el puerto de Buenos Aires. El movimiento de gente era importante. Como era usual quienes necesitaban empleados los buscaban entre quienes descendían de los barcos.
Allí estaba la señora Delfino, dama porteña, rica y aristocrática. María descendió con su baúl, su grácil figura y su bella sonrisa.
La señora Delfino le ofreció trabajo en su casa. María aceptó. ¡¡La suerte la había estado esperando!!
Su cortesía y modales le valieron ser elegida como mucama de comedor. En la casa de los Delfino, aún había negros esclavos. Pasaron los meses. A la casa de los Delfino, un joven vasco, Juan Bellocq Lland, llegaba en su caballo a llevar leche.
Ambos vasquitos no tardaron en enamorarse. El futuro les resultaba promisorio. América les abría sus brazos. La alegría y la esperanza les eran propias.
Se casaron y decidieron instalarse al sur del Salado, en aquella pampa verde e interminable, que unía al cielo azul, en un voluptuoso horizonte, teñido de rojo en cada atardecer.
Juan y María florecieron en hijos. Compraron campo en Las Flores, Paraje El Gualicho, Cuartel II. Sus descendientes aún lo conservamos.
Dejaron la impronta del trabajo riguroso y ordenado. Las vacas lecheras de Juan en sus verdes prados de alfalfa. La fábrica doméstica de quesos…
El altar familiar de María, ante el cual se reunía la familia los domingos a las diez. Ella leía la misa. Sus rezos cada domingo cruzaban el mar.
El corazón de María dejó de latir, allí, en el campo de sus afanes. Juan y María dejaron a sus descendientes la impronta de sus virtudes férreas y de sus espíritus festivos.
Hoy tengo en mi poder la pequeña cruz de María, bendita por Miguel Garicoits. San Miguel fue canonizado el 6 de Julio de 1947 por el Papa Pío XII. Asistió a la canonización, la esposa del Presidente de la Argentina, Eva Perón. Seguro que el santo Miguel Garicoits fundador de la Orden del Sagrado Corazón de Jesús, en el más allá, llevará de la mano, como en la vida, a su querida sobrina nieta María Curutchet.

En el recuerdo...

Quiero recordar a una de las personalidades que ayudaron a que el Centro Vasco Francés-Iparraldeko Euskal Etxea alcanzara la importancia que tiene actualmente.

JUAN ETCHELECU, fue el Secretario de la primera Reunión Estatutaria, realizada el 1 de Septiembre de 1895. Uno de los seis Socios Iniciadores y Socio Fundador. En la Asamblea Extraordinaria del 24 de Marzo de 1945 se dispuso nombrarlo Presidente Honorario, a tal efecto el 15 de Abril de ese año el Presidente Ingeniero Juan Esperne le hizo entrega de una medalla, también en el banquete realizado con motivo de las Bodas de Oro del Centro Vasco, se le entregó una medalla de oro conmemorativa.
Al fallecer su velatorio se realizó en las instalaciones del Centro Vasco. En su despedida, el Presidente Pedro Mendiondo (1947-1962), pronunció estas palabras: "El 5 de Julio ppdo. (1954), el Centro Vasco Francés ha detenido su marcha, en sus mesas de juego, un claro se abre como signo interrogante, y un silencio responde al nombre de Juan Etchelecu. Sí, el antiguo socio fundador, antiguo también en la sociedad de la vida, pues contaba con muchos años de edad, ha sido llamado para su último descanso y ha dicho presente en la eternidad, paz y perdón para su alma"

Estos párrafos fueron extraídos del artículo, "RECORDANDO EL PASADO. Personajes que hicieron la historia", cuyo autor es Norma B. Ríos, miembro de la directiva del Centro Vasco Francés. Guregandik, Revista del Centro de Estudios Arturo Campion, Número 15, Año 2019, Argentina.

.

.

Cuento...

Esta obra pertenece a Raúl Oscar D´Alessandro, de la localidad de Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina, quién obtuvo el tercer premio en el III Concurso Internacional de Narrativa del CVF por su 120 Aniversario, "LAS MUJERES VASCAS". Este cuento forma parte del libro Antología del Centro Vasco Francés del Concurso de Internacional de Cuentos Cortos, Año 2015

EL ALMACÉN DE ZITA

Todo el pueblo está presente frente a la fachada de la vieja esquina. Los ladrillos desnudos con el paso de los años se exhiben impúdicos en las paredes, y el óxido del cartel apenas deja entrever un nombre. "Almacén Cantábrico ".
Gaspar Onchalos llegó con la inmigración, abrió su almacén, y se convirtió en el mas popular del pueblo. La libreta de fiados tenía casi todos los apellidos del pueblo, menos los de las familias del centro que pagaban al contado. Ellos no formaban parte de las ruedas de chismes, compraban en silencio, y se marchaban saludando respetuosamente.
Estoy en el interior frente al largo mostrador de madera, el polvo ha cubierto la maquina de cortar fiambre y el rollo de papel para envolver. La escalera alta con ruedas duerme afirmada sobre la estantería, y la caja registradora apenas permite identificar los números. Las persianas se resisten a ser abiertas y el chirrido histérico de la cadena reclama lubricación. La luz de la mañana se filtra iluminado el salón, y los recuerdos se presentan.
Gaspar y Aida, fueron padres de Zita teniendo edad para ser sus abuelos. Al fallecer ambos, ella quedó al frente del almacén. Ya era una mujer de treinta años, y no había oportunidades para hacer pareja en el pueblo chico. En vida de sus padres, el hijo de un paisano amigo de Gaspar, la cotejó sin éxito. Pretendía casarse y llevarla a la ciudad. Zita se negó rotundamente, poniendo fin al idilio. Debía cuidar a sus padres y el almacén.
La recuerdo cuando de niño hacía las compras y ella atendía con su blanco delantal, siempre ponía un caramelo en mi mano. A veces me volteaba al llegar a la puerta y recibía el saludo de su sonrisa ancha desde el mostrador.
Era muy querida en el pueblo. La gente lo llamaba "El Almacén de Zita", había ganado un nombre propio desplazando el antiguo Cantábrico. Se supo la noticia que adoptaría un niño de un asilo de la capital y todos se alegraron. Era una buena mujer y no merecía estar sola.
Así Abel se integró a su vida, y fue mi mejor amigo. Solíamos jugar en las tardes y Zita nos recibía con tazones gigantes de chocolate caliente, y masitas con figuras de animales.
Abel fue un hijo ejemplar, la ayudó en el almacén hasta que tuvo edad para estudiar y se marchó a al ciudad. Tiempo después lo seguía yo, y comenzaba mi carrera de martillero público.
Apenas recibido de contador, el destino le jugó una mala pasada, y Abel murió en un accidente de micro. Zita no quiso que sus restos fueron traídos al pueblo, viajó a la ciudad, y allí le dio sepultura. Al regresar no era la misma.
No abrió el almacén, y se recluyó como una ermitaña. La persianas comenzaron a opacarse, y los pastos cubrieron la vereda. Al tiempo, el "Almacén de Zita" era un lugar de abandono. Se negaba a recibir visitas, nadie de los que concurrían a diario logró franquear su puerta. La muerte de Abel le había quitado una parte de su vida.
Pasaron unos meses y los comentarios se fueron perdiendo . Desde la pequeña ventana lateral apenas descorría la cortina para atisbar el paso de algún vecino, solo eso delataba su presencia. Era una sombra mas en la casa.
La ventana permaneció cerrada durante días y alguien se extrañó; forzaron la puerta y en el local hallaron a Zita muerta. La soledad la forzó a acelerar el viaje hacia el encuentro de sus afectos ausentes. Las pertenencias de Abel cubrían el viejo mostrador. Sus juguetes, sus prendas, sus cartas. El título de contador, y una fotografía de Abel quedaron junto al veneno que selló su fin.
Allí culminaba una historia de vida que se llevaba todo con ella.
No hay herederos y debo ejecutar el remate judicial.
El frasco de los caramelos aun conserva algunos, y me niego a tomarlos sabiendo que tendrán gusto amargo. Camino, y mis pasos retumban igual que años atrás, solo que ahora el eco es mas largo, tan largo, que me lleva hasta mi niñez,y puedo verme jugar con Abel.
Tomo coraje para enfrentar la gente que espera, y comienzo mi perorata de martillero.

En el pueblo se comenta que lo comprará Saldívar, el prestamista. Lo hará demoler y en su lugar emplazará un edificio de departamentos y oficinas.
Se remata lo que fuera el "Almacén Cantábrico" con todas sus instalaciones.
Con la historia incluida de Gaspar y Aída Onchalos, y los sueños perdidos de su hija Zita. Con los recuerdos de Abel, y la tristeza de un pueblo que verá derrumbarse un poco de ellos junto a los ladrillos de la vieja construcción.
A la cuenta de tres caerá el martillo, y seré el verdugo involuntario que sellará el olvido de aquella vasca buena que me daba caramelos de niño.
Zita.

TALLER DE MUS

Este año por razones de público conocimiento no hemos podido comenzar con las actividades culturales. Lamentablemente el Taller de Mus ha quedado cancelado hasta que todo vuelva a la normalidad.

.

.
Foto de N.R.

.

.

Cuento...

Esta obra pertenece a Marcelo Gustavo Zanetti, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Participó en el III Concurso de Internacional de Cuentos "LAS MUJERES VASCAS" del año 2015, recibiendo una mención especial del Jurado.

LAS PLANTAS DE LA ABUELA DORA

Mi abuela Dora Parisey Pomarés era hija de vascos franceses. No delataba ese origen solamente su apellido, sino sus finos rasgos tales como su pelo rubio y sus ojos verdes y su piel lozana y blanca en un rostro donde sus pómulos rosáceos confirmaban su ancestral identidad con los habitantes del este de los Pirineos, a lo que debería sumar su tesón, tenacidad y laboriosidad que no conocían límites en cuanto a su entrega a las tareas del cuidado de la familia y del hogar. Además de ser una excelente cocinera, llegaba a cocinar para veinte personas, una destacada pulidora del parquet que adornaba el dormitorio, una lavadora y planchadora excepcional, una bordadora de excelencia, y una gran agricultora, pues de niña había vivido con sus padres en un campo en Balcarce donde muy joven su padre murió de peritonitis dejándolas a cargo a la madre y sus hijas de las cuales la Abuela Dora era la mayor. Tal vez por ello tenía una suerte de devoción por sus innumerables plantas ubicadas sobre el patio de baldosas rojas en macetas enormes y casi todas del mismo color del piso. Espinas de Cristo, Enamoradas del Muro, Cactus, Helechos, Plantas del Dólar, Lazos de amor, sus Jazmines y los coloridos Malvones, entre otras, cubrían ese patio enorme con un esplendor que era su orgullo ante las visitas y del cual provenía su reto ante el juego de pelota de los nietos, entre los cuales me incluía, los que con rotunda eficacia dejábamos en el suelo pequeños brotes cortados que ella sabía regenerar y volver a plantar para ver al poco tiempo en un nuevo verdor arracimado en el tutor. El riego y cuidado permanente de sus “niñas verdes” como solía llamarlas, era una pasión que nunca decaía, ni siquiera en los días más fríos del año en los que cuidadosamente ponía cobertor mediante, una protección a la nutrida flora hogareña. La casa era un espejo por su limpieza y un vergel por su cantidad y calidad de plantas. La casa tenía una magia que solo mi Abuela vasca podía generar. Había colocado un letrero pequeño en la entrada donde se leía una frase en el idioma de sus padres “Gure Aita” y nos explicaba que la huerta familiar en el campo era llamada así en homenaje a Dios Nuestro Señor que daba el pan diario. Todo era bello en el cotidiano devenir familiar…todo…Hasta que una tarde de primavera, la abuela inmortal, la que regalaba salud y fortaleza, se enfermó. Una insuficiencia renal verdaderamente grave, nos llevó a internarla con premura y angustia febril. Acomodada en su habitación hospitalaria y entre mangueras de suero y diuréticos, y rápidas inspecciones clínicas de los especialistas, la paciente en estado grave era objeto de todo tipo de estudios y los médicos con su laconismo, signaban la complicación que había llegado a la salud de la “Amona”. Aún caída y con voz agitada, la Abuela Dora, mientras nos tomaba la mano en un acto fraterno y amoroso como era todo en su vida, daba instrucciones a cada uno de los familiares. A mí me dijo, Marcelito…cuidame, las plantas que ellas me necesitan mas que ustedes que ya están grandes. Como verán, pese a mis treinta y un años, aún para ella era Marcelito. -Te pido que las riegues hasta que vuelva. Y me apretó la mano. - Así será le supe contestar. Esa misma noche, balde en mano, empecé a regar una por una de sus plantas que en esa primavera estaban florecidas y necesitadas del vital líquido para poder seguir creciendo. Curiosamente, cada planta que recibía agua, comenzaba erguirse con sus recientes hojitas y a dirigirse hacia el noreste, en una única y franca dirección. Esa dirección era la del Hospital Sirio Libanés que estaba a pocas cuadras de casa, lugar donde la abuela Dora era atendida por sus médicos y guardaba reposo. Cada noche, en ese ritual de regado, las plantas al recibir su generosa cuota de agua, se erguían y miraban hacia la misma dirección cardinal. Y cada día cuando íbamos a verla, la Abuela con sus ochenta y siete años, y su delicada afección nefrológica, ante la perplejidad de los médicos tenía una notable mejoría. Así transcurrió un mes. Su vergel estaba hermoso y la casa limpia y prolija como cuando se fue a internar. Volvió con esa fortaleza anímica propia de sus ancestros y empezó a paso lento sin duda, a verificar el estado de casa una de sus cosas. Las plantas fueron visitadas al final. Les habló, las acarició con una ternura infinita. Y les dijo -¡Gracias por la energía que me hicieron llegar!. El tesón de los vascos es mundialmente reconocido, pero también descubrí que su ternura, es tan tenaz como su empeño y laboriosidad. Las plantas le habían dado a cada regada un envío de energía que le permitió volver casi reestablecida totalmente. Me pregunto a mis años actuales, ¿Será eso la fitoterapia?, ¿Serán esas las energías de la naturaleza? O, ¿será que un corazón vasco tiene tesón y magia, y un secreto que los demás mortales no llegamos a comprender?. Hoy el jardín de la abuela sigue intacto y a cada riego, me saluda con esas flores que brotan de la tierra húmeda mezclada con su corazón vasco. Este es el secreto “vasco” de esas plantas. Cada vez que pongo mi oído en las paredes de esa macetas se escucha de adentro un latido mientras la planta se yerga y pregunto con alegría: ¿Abuela Dora, estás ahí?

.

.

El Centro Navarro nos visita

El Centro Navarro nos visita
A principios de año recibimos la visita de Daniel Remondegui, secretario del Centro Navarro de Buenos Aires, siendo recibido por dos miembros de Cultura, el profesor Mikel Ezkerro y Juan Carlos Ibarrola.

De Baiona a Argentina

El pasado miércoles 12 de Febrero, tuvimos el agrado de recibir en nuestra euskal etxea a un Grupo de jóvenes rugbies del Colegio Marracq de Baiona, que vinieron a realizar diversos partidos y exhibiciones en el interior de nuestro país. Llegaron a nuestro Centro acompañados de dos profesores y una guía. Fueron recibidos por miembros de Cultura quienes les explicaron brevemente la historia de nuestra euskal etxea, principalmente de nuestro trinkete tomando en cuenta que es el mas antiguo de la Colectividad Vasca actualmente en uso.

.

.

Autoridades del Gobierno Vasco en Iparraldeko

Autoridades del Gobierno Vasco en Iparraldeko
El jueves 7 de Noviembre de 2019 tuvimos la grata visita en nuestro Centro Vasco de la Delegada del Gobierno Vasco en Argentina, la señora Sara Pagola Aizpiri y del señor Gorka Alvarez Aranburu, Director para la Comunidad Vasca en el exterior, quienes fueron invitados a almorzar por el señor Presidente de nuestra euskal etxea, Roberto Plorutti Etchegoyen. También estuvieron presentes la señora Secretaria y representante de Cultura, Norma Ríos y el señor Ignacio Montiel, Prosecretario y referente de Pelota. El almuerzo se desarrolló en un clima distendido y cálido.

.

.

EUSKERA

EUSKARAREN EGUNA en Iparraldeko
El martes 27 de Noviembre se realizó en nuestra euskal etxea la conmemoración del Día del Euskera y del Euskaraldia.
Asistieron además de los alumnos de euskera del Iparraldeko, miembros de la Comisión de Cultura, como también la lehendakari de Euskaltzaleak (Escuela de Lengua Vasca de Buenos Aires), Teresa Zavaleta y alumnos de otros cursos de esa Institución.
El señor César Arrondo inició la celebración con unas palabras sobre el euskera y nuestro Centro Vasco, luego de lo cual se sirvieron pintxos y bebidas, siguiendo con un diverso cancionero de melodías en euskera.

.

.
Todas las fotos son de N.R.

.

.
Foto N.R.

Visitantes de Iparralde

El sábado 20 del corriente, recibimos la visita en nuestra euskal etxea de TEREXA LEKUMBERRI, junto a su esposo Jeff Mateo y dos amigas. Fue una visita privada que hicieron a nuestro país.

Terexa es etnóloga (Patrimonio Cultural Inmaterial) perteneciente al equipo de profesionales que trabajan en EKE, Euskal Kultur Erakundea/Instituto Cultural Vasco sito en la localidad de Ustaritz.

EKE es una Asociación nacida en Abril de 1990 tiene como función la de contribuir en Iparralde al desarrollo de la lengua y la cultura vasca. Desempeña un papel importante en materia de coordinación y de estructuración cultural facilitando las relaciones entre las asociaciones y las instituciones. Dando prioridad a su intervención en acciones que se expresen en lengua vasca.

Les mostramos las instalaciones de nuestro Centro Vasco luego de lo cual los invitamos a cenar en el Salón Principal.Para nosotros ha sido un muy grato encuentro con la cultura de Iparralde.

.

.

.

.
Foto N.R.

.

.
Terexa Lekumberri dialogando con el Profesor Mikel Ezkerro. Foto N.R.

.

.
Foto N.R.

.

.
Foto N.R.

25 AÑOS DE CULTURA en Iparraldeko

El pasado lunes 23 de Octubre, la Subcomisión de Cultura de Iparraldeko Euskal Etxea - Centro Vasco Francés, festejo con sus miembros los 25 años de su creación. Lo hizo de una forma íntima y sencilla, pensando que en el próximo 2018 puedan realizar un celebración más grande y compartiendo la misma con autoridades, socios y amigos.
Fue una cena, con una torta alusiva y un brindis.
Un poco de historia
Si bien el Presidente Soroet propone la creación de la Subcomisión el 9 de Abril de 1991, siendo presidida por el Dr. Guillermo Pedro Arrossagaray Murúa y como colaboradores a Lucía R. Etcheverry y Fernando Segura, el Ciclo Cultural recién se inaugura el 18 de Junio de 1992 con el tema Historia de la Pelota Vasca a cargo del Campeón Mundial de Pelota, señor Juan Labat. Pasaron muchísimos conferencistas argentinos y vascos a lo largo de tantos años, además de las charlas también hubo cine, primeramente dado por algunos miembros, luego por el señor Fernando La Valle y actualmente a cargo de Carlos Gabilondo. La Danza estuvo presente por algunos años con el conjunto Iparralde Dantzari Taldea estando a cargo de la señora Norma B. Ríos como directora, el euskera ha sido otro tema, a finales de los años 90 estuvo como primera profesora la señora Idoia Goikoetxea y luego el señor Patxi Arteaga, en estos últimos años Marcela Inda y actualmente Anabel Jaureguiberry, ambas de Euskaltzaleak. Se han hecho presentaciones de libros y también contamos con un Taller de Mus "Juan S. Piterbarg" por ser el primer profesor, siendo ahora dictado por el señor Domingo Trimarco. También tuvimos un Taller de canciones en euskera siendo la encargada del mismo la señora Cristina Cordara, coreuta del Coro Lagun Onak y de la Coral Alkartasuna. Además de Ferias de Colectividades, Fiesta del Inmigrante en el Hotel de Inmigrantes de Retiro y la participación en el Buenos Aires Celebra al País Vasco.
Nuestras actividades son, organizar las fiestas vascas especialmente de Iparralde como, Herri Urrats, Sorgin Afaria, Baionako Pestak, Piperraren Pesta, Olentzero Pesta, celebraciones como, Aberri Eguna, Aniversario del Centro Vasco. Realizamos la búsqueda de familiares en Iparralde y Argentina, búsqueda del origen de los apellidos, dar información turística sobre Iparralde, recibir a los vascos que llegan a Buenos Aires, como a la Delegación de la Asociación Euskal Argentina de Iparralde que todos los años llegan a nuestro país para participar de la Semana Vasca entre otras cosas.
Además se hicieron tres Concursos Internacionales de Cuentos, LA BRUJERÍA EN EL PAÍS VASCO 2012, LO QUE LE SUCEDIÓ A UN VASCO 2013 y LA MUJER VASCA, se editaron dos libros. Actuación de Grupos de Iparralde como KOXEGUY TALDEA, MUTXIKO de Hendaia, , MMX (Maialen, Xabaltx y Mixu), Joseba Gotzon entre otros.
Deseamos continuar trabajando por la Cultura de Euskal Herria, y brindar a todos lo mejor.
GRACIAS socios, amigos y conocidos por estar junto a nosotros tantos años!

.

.
Todas las fotos son de Norma Ríos

.

.

.

.

Asociación Euskal Argentina

Asociación Euskal Argentina

.

Euskal Argentina se interesa en todo lo que tiene relación con la emigración vasca en Argentina, ayuda a los vascos que buscan a los descendientes de sus antepasados que emigraron sobre todo durante el siglo XIX.

También ayuda a los argentinos que tratan de investigar sobre sus raíces vascas, efectuando búsquedas a requerimiento de los miembros de la Asociación, por pedidos que provienen de Argentina. Todos los años organiza un viaje a Argentina el mismo permite a los miembros encontrarse con familiares y participar de la Semana Vasca. Asiste a los estudiantes que desean estudiar la emigración vasca a Argentina, facilitándoles la consulta de toda la literatura relativa al tema.

Hay intercambios frecuentes con la AFA (Amigos de la Asociación Franco-Argentina de Bearneses), la AME (Asociación para la Memória de la Emigración), ABAU (Asociación Bigorre- Argentina-Uruguay), Centro Vasco Francés-Iparraldeko Euskal Etxea y la Fundación Vasco-Argentina Juan de Garay.

www.euskal-argentina.com association.euskal.argentina@wanadoo.fr

Elizaldea - 64120 Juxue/Jutsi

Archivos de Guillaume APHEÇA

Archivos de Guillaume APHEÇA

.


Los archivos de Guillaume Apheça (1828-1919) contienen informaciones inestimables, en particular los registros de salidas y los pagos para Argentina de 1856 a 1913. Los registros pueden ser consultados aquí en una versión simplificada.

Entre los documentos del agente de emigración se encontraban entremezclados cuadernos, archivadores, cartas, numerosas hojas sueltas que pertenecieron a Guillaume Apheça.

La fuente más importante en estos archivos es el conjunto de registros que contienen las listas de embarque de los emigrantes.

Más de 15.000 personas, en su mayoría originarias de Baja Navarra y Zuberoa partieron por mediación de los servicios de Guillaume Apheça.


El Instituto Cultural Vasco, la asociación Euskal Argentina y la de los Amigos del Museo de Baja Navarra se han asociado con el fin de poner a la disposición de todo el público una versión simplificada de los registros del agente de emigración Guillaume Apheça, en la página web:



www.eke.org



















Ikurriña

Euskal Herria, el Pueblo Vasco al igual que su idioma originario: el Euskera tienen 7000 años de antiguedad.


Desde entonces, Pueblo e Idioma viven sobre un territorio que se extiende a ambos lados, norte y sur de los Pirineos, entre el rio Adour y el rio Ebro.


Euskal Herria, Pueblo Vasco y Euskera: Idioma Vasco,son muy anteriores a que los Romanos crearan los nombres de Galia e Hispania, hace poco más de 2000 años.


Euskal Herria, Pueblo Vasco y Euskera, Idioma Vasco son muy anteriores a la creación de los Estados políticos Francés y Español.


La IKURRIÑA (BANDERA DEL PUEBLO VASCO) es el símbolo de EUSKAL HERRIA y su uso ha sido asumido por la Diáspora Vasca , como puede verse en las Euskal Etxeak (Centros o Casas Vascas) de Argentina y paises hermanos de América.




Profesor, Mikel Ezkerro

Conferencias

Nuestros miembros de la Subcomisión de Cultura ofrecen sus diversas charlas.

Juan Carlos Ibarrola - (jonkarlos45@hotmail.com)


1 - Brujas, ritos y akelarres.

2 - San Juan, solsticio y brujas.

3 - Conozcamos Iparralde.

4 - Conozcamos Navarra.

5 - Navarra, cuando los Vascos tenían Reyes.

6 - El Caserío, el Hogar de nuestros abuelos.

Norma B. Ríos - (ibaitxori@gmail.com)

1 - El Perro Pastor Vasco, Euskal Artzain Txakurra.

2 - Un viaje por las danzas vascas.

3 - Visitando los pueblos de Iparralde: Laburdi, Baja Navarra y Zuberoa.

4 - Geografía, pueblos y leyendas de Iparralde.


Carlos Martínez - (carlosnaiz@yahoo.com.ar)

1 - Iparralde, de la Revolución francesa a la actualidad.

2 - DEMO

3 - Euskal Herriko Laborantza Ganbara.

4 - Iparralde como institución propia.

5 - Euskal Herria Bai, vivir, trabajar y decidir en Iparralde.

Nuestros Libros de Cuentos

Nuestros Libros de Cuentos
Está en venta en nuestra euskal etxea se puede solicitar en Secretaría, de lunes a viernes de 17 a 21 hs.. Foto N.R.

.

.
la pintura de la tapa es LA TABERNERA DEL PUERTO obra del pintor vasco Miguel Etxebarria. Foto N.R.

Revistas

Revistas
Revista del Centro de Estudios Arturo Campion. Número 14, Año 2018 Son artículos todos muy interesantes, entre los autores hay varios miembros de nuestra euskal etxea, y uno de ellos es referido a los 25 años de la Subcomisión de Cultura de nuestra euskal etxea. Invitamos a todos a conocer esta excelente revista.

.

.

Revista Electrónica del Iparraldeko

Estimados amigos,
Pueden ver la Revista Electrónica de nuestra Institución en: www.saskinahaskiblog.blogspot.com

Souvenirs

Souvenirs
Jarro y pañuelo con nuestro escudo, están a la venta. Foto N.R.

IMPORTANTE:

IMPORTANTE:
LAS FOTOS QUE ESTÁN EN ESTE BLOG COMO EN FACEBOOK DEL CENTRO VASCO Y EN OTROS SITIOS, PERTENECEN A LA SEÑORA NORMA RÍOS Y COMO ASÍ TAMBIÉN LA RECOPILACIÓN DE LAS FOTOS ANTIGUAS. NO ESTÁ PERMITIDA LA REPRODUCCIÓN DE LAS MISMAS, PUDIENDO CORRESPONDER UNA SANCIÓN A LA PERSONA QUE INCURRIERA EN ESA FALTA

Seguidores

Translate